Política de Cookies


Utilizamos cookies propias y de terceros necesarias para proporcionar nuestros servicios y mejorar y personalizar tu experiencia y seguridad durante la navegación, según se detalla en nuestra Política de cookies.

Personaliza y habilita las cookies seleccionando la opción Configurar.

También puedes deshabilitar todas las cookies opcionales que no afecten al servicio.

Selecciona Aceptar para confirmar que has leído y aceptado la información presentada y podemos activarlas.

Negligencia

Debido a una falta de cuidado y diligencia en lo que se hace, una persona puede errar o fallar de manera involuntaria, lo que puede originar que se produzca una negligencia.Esta situación puede acabar provocando que se originen daños tanto a objetos como a personas.

¿Qué es la negligencia?

Podemos definirla como un acto que se ha llevado a cabo sin ningún tipo de preocupación ni cuidado mínimo. Todo esto provoca un claro incumplimiento de las obligaciones del individuo, dependiendo de la naturaleza de la actividad.

Sus características principales son las siguientes:

  • Se puede causar un riesgo tanto para uno mismo como para terceros.
  • No se tienen en cuenta las consecuencias que se pueden derivar de la falta de actividad frente a un riesgo.
  • Está penalizada por la ley.
  • Cuando se ha cometido y se han provocado daños a terceros, nace el derecho de estos de solicitar una indemnización.

Por otro lado, se pueden encontrar varias clases. Estas son las más destacadas:

  • Negligencias jurídicas no profesionales. En este caso, hay una clara omisión de un deber que acaba provocando unos daños a terceros que son causa de indemnización. La persona que la ha llevado a cabo no está en el desarrollo de la profesión, por lo que se considera jurídica.
  • Negligencias jurídicas profesionales. Aquí podemos encontrar dos tipos. Por un lado, está la médica. Un claro ejemplo sería el del médico que no ha prestado los debidos cuidados al enfermo y, por tanto, esto le ocasiona un agravamiento de sus problemas de salud e incluso la muerte. Por otro lado, encontraríamos las negligenciaslegales. Este es el caso de los abogados que, durante el ejercicio de su profesión, no actúan con la debida diligencia en la defensa de su cliente.

También es necesario saber diferenciar entre una imprudencia y una negligencia. En una imprudencia la persona realiza un acto que puede provocar un peligro. En cambio, en la conducta negligente el individuo no lleva a cabo ningún tipo de acto que pueda impedir el peligro. Un claro ejemplo sería el del conductor que ha consumido alcohol, no se encuentra en condiciones de coger el vehículo, se acaba subiendo en él y provoca un accidente de tráfico.

¿Cuándo se considera que se producen las negligencias?

Para poder demostrar que se han dado, es necesario que se produzca una serie de condiciones.Si, en el momento en el que se genera el siniestro, existen estos factores, la entidad aseguradora no cubrirá los daños ocasionados, con todas las consecuencias que se pueden derivar.

Seguidamente, detallamos los más destacados:

  • La persona asegurada tenía la obligación de protagonizar un comportamiento que fuera cuidadoso, así como de cumplir de manera rigurosa con la normativa vigente.
  • El asegurado incumplió dicha obligación y tuvo un comportamiento que infringió la normativa. Un caso muy claro es el de un conductor que excede de manera muy clara el límite de velocidad en una carretera.
  • Hay una clara relación entre los daños que se han producido y la falta de cumplimiento de las obligaciones. De esta manera, se puede demostrar, de una forma muy clara, que, en el caso de que no hubiese existido dicho incumplimiento, no habría ocurrido el siniestro que ha originado los daños.

Son varios los factores que pueden indicar que se ha producido una negligencia. Es importante conocerlos, ya que, si se da la situación de que se produce un siniestro, la compañía aseguradora puede quedar exenta de tener que cumplir con su obligación de prestar la cobertura que se ha contratado con la póliza de seguro. En el caso de que se tenga cualquier tipo de duda, es recomendable consultar con un especialista.

¿QUÉ NECESITAS?

¿Necesitas llamarnos?

Contáctanos de 9:00 a 21:00 h. en el

¿Necesitas llamarnos?

Contáctanos de 9:00 a 21:00 h. en el

Hola,
Contacta con nosotros y te ayudamos a elegir el producto que más se adapta a tus necesidades.
Si lo prefieres llámanos gratis al 91 901 18 30.

Política de Protección de Datos

RESPONSABLE

AEGON España S.A.U Seguros y Reaseguros con domicilio social en Madrid, calle Vía de los Poblados, 3,

Parque Empresarial Cristalia. Edif. 4B 28033 Madrid, que es responsable del fichero.

FINALIDAD

Ofrecer información comercial sobre seguros en base a su solicitud.

LEGITIMACIÓN

Consentimiento solicitado del interesado.

DESTINATARIOS

Otras empresas del grupo Aegon como encargadas del tratamiento fuera de la UE,

bajo autorización expresa de la Agencia española deProtección de Datos.

No se ceden los datos a terceros salvo obligación legal.

DERECHOS

Usted puede ejercitar los derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición portabilidad y

limitación del tratamiento respecto de sus datos personales y derecho a retirar el consentimiento prestado,

solicitándolo por escrito mediante carta dirigida al domicilio social de Aegon indicado anteriormente,

adjuntando copia de su DNI e indicando "DERECHOS PROTECCIÓN DE DATOS" o bien, a través

del correo electrónico protecciondedatos@aegon.es o del formulario previsto en nuestra

página web www.aegon.es apartado Aviso legal.