Política de Cookies


Utilizamos cookies propias y de terceros necesarias para proporcionar nuestros servicios y mejorar y personalizar tu experiencia y seguridad durante la navegación, según se detalla en nuestra Política de cookies.

Personaliza y habilita las cookies seleccionando la opción Configurar.

También puedes deshabilitar todas las cookies opcionales que no afecten al servicio.

Selecciona Aceptar para confirmar que has leído y aceptado la información presentada y podemos activarlas.

Fraude al seguro

El fraude al seguro tiene lugar cuando uno de los implicados en la póliza, ya sea el asegurado, el tomador, el perjudicado o el beneficiario, realizan una o varias acciones de carácter falso para obtener un beneficio propio. Las acciones pueden ser las siguientes: declaraciones falsas, ocultación de datos o cualquier otra acción que sea contraria a lo que es cierto.

Las aseguradoras utilizan el número de accidentes que se producen y el riesgo de fraude como parámetros para calcular el coste de las pólizas. Por lo tanto, el hecho de que alguien cometa un fraude al seguro tiene una repercusión directa en el resto de los clientes de la compañía.

¿En qué consiste el fraude al seguro?

El fraude al seguro hace referencia a todas aquellas acciones que se realizan para obtener un beneficio, generalmente económico, por parte de la compañía aseguradora que en realidad no corresponde. Cualquier acción contraria a la verdad perjudica a todas las partes implicadas.

Por un lado, a los asegurados, quienes verán sus primas incrementadas como consecuencia de la actuación delictiva de unos pocos. Por otro lado, a los propios defraudadores, que pueden enfrentarse a penas de prisión por un delito de estafa.

La compañía aseguradora también debe afrontar cuantiosas pérdidas, tanto de dinero como de tiempo y de esfuerzo. Además, la subida de las primas provoca una disminución de la cuota de mercado. Este tipo de fraudes perjudican al sector asegurador en su conjunto, porque dan muy mala imagen.

Las formas que se pueden dar para defraudar a la compañía aseguradora se pueden materializar de maneras muy distintas. Cabe señalar que esta es una situación que engloba a todos los seguros. El de automóvil es el que concentra la gran mayoría de fraudes.

En concreto, en la póliza de automóvil el fraude que se da con mayor frecuencia es la simulación de un siniestro entre vehículos. El resultado de lesiones o daños materiales se agrava o falsea para obtener una indemnización por parte de la compañía aseguradora.

En el seguro del hogar, el fraude más común se produce en la cobertura de robo. Hay quienes llegan a simular la perpetración del robo que, en realidad, no se ha producido, o de haber tenido lugar, se incrementan las consecuencias del mismo o el valor de los objetos sustraídos.

Fraude en seguro de automóvil

Simular una lesión en el cuello, lo que se conoce como latigazo cervical, tras un supuesto accidente de tráfico es uno de los fraudes al seguro más habituales. Una afección cuyo principal síntoma es un dolor intenso, algo subjetivo y que, por lo tanto, el paciente puede fingir.

También hay asegurados que ante la compañía declaran averías como si en realidad se tratara de siniestros. En este caso, la aseguradora tiene que analizar la vinculación entre la colisión y el accidente que figura en el parte, prestando especial atención a los daños y lesiones.

Fingir el robo del coche es otro fraude relativamente común. Consiste en realizar una denuncia afirmando que se ha sustraído el vehículo.

Consecuencias del fraude al seguro

El fraude es un delito tipificado en el Código Penal como estafa, y tiene consecuencias muy serias para quienes lo cometen. A nivel penal, si una persona es condenada por haber defraudado al seguro, puede enfrentar una multa económica o, en el peor de los casos, una pena de prisión.

Cuando una compañía aseguradora detecta un fraude al seguro, puede rescindir unilateralmente el contrato de póliza, así como negarle la indemnización que le corresponde por el siniestro en cuestión. La normativa en vigor establece que ninguna persona, física o jurídica, se puede enriquecer de manera injusta mediante una póliza de seguro.

¿QUÉ NECESITAS?

¿Necesitas llamarnos?

Contáctanos de 9:00 a 21:00 h. en el

¿Necesitas llamarnos?

Contáctanos de 9:00 a 21:00 h. en el

Hola,
Contacta con nosotros y te ayudamos a elegir el producto que más se adapta a tus necesidades.
Si lo prefieres llámanos gratis al 91 901 18 30.

Política de Protección de Datos

RESPONSABLE

AEGON España S.A.U Seguros y Reaseguros con domicilio social en Madrid, calle Vía de los Poblados, 3,

Parque Empresarial Cristalia. Edif. 4B 28033 Madrid, que es responsable del fichero.

FINALIDAD

Ofrecer información comercial sobre seguros en base a su solicitud.

LEGITIMACIÓN

Consentimiento solicitado del interesado.

DESTINATARIOS

Otras empresas del grupo Aegon como encargadas del tratamiento fuera de la UE,

bajo autorización expresa de la Agencia española deProtección de Datos.

No se ceden los datos a terceros salvo obligación legal.

DERECHOS

Usted puede ejercitar los derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición portabilidad y

limitación del tratamiento respecto de sus datos personales y derecho a retirar el consentimiento prestado,

solicitándolo por escrito mediante carta dirigida al domicilio social de Aegon indicado anteriormente,

adjuntando copia de su DNI e indicando "DERECHOS PROTECCIÓN DE DATOS" o bien, a través

del correo electrónico protecciondedatos@aegon.es o del formulario previsto en nuestra

página web www.aegon.es apartado Aviso legal.