Cae un 21% la población española que cree llevar una alimentación saludable con respecto a 2020

10/11/2021

  • Según el IV Estudio de Salud y Estilo de Vida de Aegon, seis de cada diez españoles (59%) creen que su alimentación es saludable
  • Por segundo año consecutivo se reduce la cifra de los encuestados que afirman que la información de las etiquetas es decisiva en su compra
  • El porcentaje agregado de personas que presentan sobrepeso y obesidad es del 55%, un dato especialmente preocupante si se tiene en cuenta el volumen de enfermedades asociadas al sobrepeso
  • El 22,6% de los españoles ha llevado a cabo algún tipo de dieta durante el último año. Sólo cuatro de cada diez lo han hecho con asesoramiento profesional
  • El 32,3% de las personas encuestadas afirma haber disminuido la cantidad de ejercicio físico que realiza en este último año

Madrid, 10 de noviembre de 2021. Aegon, aseguradora especializada en salud, ha lanzado recientemente la cuarta entrega de su Estudio de Salud y Estilo de Vida, elaborado este año en colaboración con el Consejo General de la Psicología de España (COP). En este informe se recogen apartados específicos que analizan la percepción de los españoles en relación a su alimentación, su peso y la realización de actividad física. Con motivo del Día Mundial de la Diabetes, Aegon da a conocer los datos recogidos en el estudio en relación a estos factores, ya que se consideran elementos de gran influencia en la diabetes tipo II.

En esta investigación se desvela que casi seis de cada diez españoles (59%) creen que su alimentación es saludable, lo que supone una caída del 21% con respecto al estudio publicado el año anterior (74,8%). Además, cerca del 10% de los encuestados opina que su alimentación no es saludable, una proporción que el año pasado era del 3%.

Si analizamos los hábitos de alimentación saludables según las regiones de España, vemos que el porcentaje de la Comunidad Valenciana es el menor de todas las Comunidades Autónomas, ya que únicamente el 50% de sus habitantes opina que sus hábitos alimenticios son sanos. Del mismo modo, es Navarra la región que más cuida de la alimentación (68,4%).

Para estudiar esos hábitos es fundamental analizar al mismo tiempo la actitud de los encuestados ante la cesta de la compra, ya que tanto los ingredientes de los productos como los componentes nutricionales son claves para una ingesta saludable. En este sentido, los ingredientes de los productos que se compran son determinantes en la decisión de compra para algo más del 40% de la muestra. Asimismo, la información nutricional parece ser menos relevante para los españoles, ya que solo un 32% de ellos la tiene en cuenta en su decisión de compra. Esto quiere decir que, analizando entregas anteriores del Estudio de Salud y Estilo de Vida de Aegon, por segundo año consecutivo se reduce la cifra de los encuestados que afirma que la información de las etiquetas es decisiva en su compra.

En términos generales, son las mujeres y la generación de entre 56 a 65 años los que más relevancia conceden a la información que viene en las etiquetas de los alimentos. En cuanto a las regiones de España, se observa que Cantabria es la comunidad que más atención presta a la información nutricional con un 41,4%, en contraposición con Galicia, con un 19,7%. En cambio, si hablamos de atender a los ingredientes y la composición de los alimentos son los vascos los que más lo tienen en cuenta con un 56,3% y los valencianos los que menos, con un 26,3%.

Los principales alimentos que se evitan comprar son los que contienen aditivos, conservantes, aceite de palma o son ultra procesados, así como los alimentos calóricos o con mucho azúcar. Las mujeres, los mayores de 55 años y aquellas personas con hijos son los colectivos que en mayor medida evitan este tipo de alimentos. No obstante, sorprende ver que solo el 36,5% de las personas que evita consumir ciertos tipos de alimentos tiene alguna intolerancia o alergia diagnosticada.

Influencia de la pandemia en la alimentación

El 26,8% de los encuestados indica que la pandemia ha afectado a su alimentación. En concreto un 14,4% expone que se ha visto afectado de manera negativa y el 12,4% de forma positiva.

No obstante, analizando las respuestas relativas a la realización de dietas durante el último año, se observa que un 22,6% de los encuestados ha llevado a cabo algún tipo de régimen específico y un 20,6% se ha preocupado por mantener el control de la ingesta de alimentos. Los principales motivos mencionados por los encuestados para realizar dietas son ‘mantener y/o reducir el peso o la figura” (70,4% de alusiones), ‘mejorar la alimentación y la salud en general’ (mencionado por el 59,6%) o ‘por motivos médicos’ (34,2% de menciones). Asimismo, los tipos de dietas más habituales son las que implican eliminar algún producto y las que suponen reducir la cantidad que se ingiere.

Según las respuestas de los encuestados, las mujeres realizan dietas en mayor medida que los hombres (27% vs 18%). Además, la región que más ha cuidado de su alimentación a través de dietas específicas durante el último año ha sido Cantabria (40,4%), mientras que Navarra parece ser la que menos regímenes ha llevado (15,1%).

Pese a estos datos, cabe destacar el hecho de que un 61,3% de personas que hace dieta no busca asesoramiento, control ni apoyo de profesionales.

El peso, un factor muy relevante para los españoles

Un aspecto relacionado con la apariencia física y la percepción de la salud, que parece preocupar especialmente a los españoles, es el peso. Y no es para menos, ya que según los datos recogidos, el 42,3% de los encuestados presenta un Índice de Masa Corporal (IMC) considerado normal (IMC entre 18,5 y 24,9), el 2.4% presenta bajo peso (IMC por debajo de 18,5), el 36,3% presenta sobrepeso (IMC entre 25 y 29,9), y un 19% presenta algún tipo de obesidad (13,5% obesidad tipo I, con IMC entre 30 y 34,9; 3,5% obesidad tipo II, con IMC entre 35 y 39,9 y 2% obesidad tipo III con IMC superior a 40).

Por lo tanto, el porcentaje agregado de personas que presenta sobrepeso y obesidad es del 55%, un dato especialmente preocupante si se tiene en cuenta el volumen de enfermedades asociadas al sobrepeso, como son diabetes tipo II, la hipertensión, la hipercolesterolemia o las enfermedades vasculares y coronarias.

A la vez, a pesar de que el 42,3% tiene un peso normal y un 2,4% infrapeso, encontramos que una de cada dos personas (el 62%), considera que está por encima de su peso ideal. Además, esta distorsión sobre el peso está especialmente presente entre las mujeres (64,8%) y aparece en casi todos los grupos de edad.

De manera más específica, el 28% de los encuestados que se encuentra dentro de su peso normal y el 1,2% que presenta bajo peso, cree estar por encima del mismo, lo que es preocupante, ya que este tipo de distorsiones puede estar relacionado con la presión social existente hacia la delgadez y la juventud y el ensalzamiento de modelos insanos de belleza, y contribuir al desarrollo de posibles trastornos alimentarios.  Conviven, por lo tanto, paralelamente problemas de sobrepeso y obesidad y de desajuste de la percepción sobre el peso.

Descenso de la actividad física

Además de la alimentación, el ejercicio físico y la actividad deportiva son clave para evitar la vida sedentaria y, por tanto, eliminar factores de riesgo para desarrollar la diabetes tipo II. En este sentido, la pandemia parece haber afectado de manera negativa a este tipo de hábitos entre los españoles.

Según el IV Estudio de Salud y Estilo de Vida de Aegon, un 32,3% de las personas encuestadas afirma haber disminuido la cantidad de ejercicio físico que realiza en este último año. No obstante, la realización de actividades deportivas o ejercicio físico es la tercera actividad que más mencionan los encuestados a la hora de justificar de qué manera cuidan de sí mismos.

Vinculado al control sobre la actividad física se encuentra la tendencia reciente de utilizar aplicaciones o dispositivos inteligentes que ayuden en el seguimiento de la salud. Según esta investigación, uno de cada dos españoles utiliza algún tipo de tecnología de este estilo. Las más habituales son aquellas dedicadas a contar los pasos que se realizan diariamente (mencionadas por el 56,9% de los usuarios de herramientas tecnológicas), a controlar las constantes vitales (mencionada por el 39,5% de los usuarios) y practicar deporte (motivo aludido por el 32,9%).

Visualiza el IV Estudio de Salud y Estilo de Vida completo aquí.

 

Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros necesarias para proporcionar nuestros servicios y mejorar y personalizar tu experiencia y seguridad durante la navegación, según se detalla en nuestra Política de cookies.

Personaliza y habilita las cookies seleccionando la opción Configurar.

También puedes deshabilitar todas las cookies opcionales que no afecten al servicio.

Selecciona Aceptar para confirmar que has leído y aceptado la información presentada y podemos activarlas.