¿Por qué contratar un seguro de hogar?

Vivir tranquilo y seguro es una prioridad para casi todo el mundo y evitar todos aquellos contratiempos que sean controlables es la mejor manera de conseguirlo. Sin duda, esta es la principal motivación ante la pregunta de por qué contratar un seguro de hogar.

El seguro de hogar proporciona cobertura ante cualquier siniestro que se pueda ocasionar en la vivienda y, además, una responsabilidad civil por el posible daño originado a terceros. Así, ante cualquier incidente que pueda ocurrir en nuestro hogar podremos estar tranquilos de que nuestra compañía aseguradora se hará cargo siguiendo las coberturas contratadas.

 

¿Por qué es importante tener un seguro de hogar?

 Para la mayoría de las personas una vivienda es su activo más importante, su inversión más costosa y por la que, con gran frecuencia, se mantiene una hipoteca contratada con un banco.

Por ello, es importante cuidarla, protegerla e intentar garantizar que, le pase lo que le pase, no supondrá un desembolso económico elevado que desestabilice la economía familiar.

Contratar un seguro de hogar no es obligatorio por ley, pero muchas entidades bancarias lo incorporan como requisito para solicitar una hipoteca y, además, es la mejor opción para poder mantener la tranquilidad de los miembros que residen en la vivienda.

En el caso de que, por ejemplo, se produjera una explosión, un incendio o cualquier daño material como tuberías rotas o subidas de tensión que dañaran aparatos eléctricos, el seguro del hogar se haría cargo de repararlo según las coberturas contratadas en la póliza. Como hemos dicho, si se provocaran daños a terceros, la responsabilidad civil cubriría las posibles indemnizaciones y costas judiciales. Y, en el caso de hurto o robo, también es imprescindible contar con un buen seguro.

 

¿Qué es necesario para contratar un seguro de hogar?

Para poder contratar un seguro de hogar es imprescindible, ante todo, contar con la cédula de habitabilidad de la vivienda a asegurar. Sin ella, la aseguradora no podrá llevar a cabo la aceptación del seguro.

Además, hay que facilitar todos los datos del asegurado, nombre, apellidos, DNI o NIE y domicilio en el que reside habitualmente. Así como la dirección de la vivienda que se pretende asegurar y el beneficiario de la póliza en caso de que sea necesario designarlo.

En el momento de la contratación hay que tener claro el tipo de seguro escogido y las coberturas con las que se quieren contar, ya sean básicas, ampliadas o complementarias y facilitar todos los datos necesarios para que la aseguradora pueda calcular debidamente el contenido y el continente y así establecer las cantidades de las primas a pagar.

En el caso de tratarse de un seguro para inquilinos, éstos deberán presentar los mismos datos anteriormente citados y, además, en algunos casos se les solicitará el contrato de alquiler para poder ofrecer el mejor seguro de hogar para cada caso.

Una vez facilitados todos los datos anteriores, la aseguradora requerirá una cuenta bancaria para poder hacer las domiciliaciones de los recibos y, por último, el asegurado deberá firmar la contratación de la póliza escogida.

Preguntas relacionadas

Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos, de personalización y para mostrarte publicidad personalizada en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas).

Consulta nuestra Política de cookies para más información.

Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón "Aceptar todas" o configurarlas clicando "Configurar Cookies". Después de aceptar no volveremos a mostrar este mensaje.