¿Qué es el carcinoma de mama in situ?

El carcinoma de mama in situ se produce cuando aparecen células cancerosas en el conducto por donde circula la leche de la mama, pero no se han propagado por los tejidos mamarios de alrededor ni los ganglios.  

No se considera un tipo de cáncer invasivo y, aunque los médicos no consideran que se requiera llevar a cabo una intervención urgente, sí es importante empezar con el tratamiento cuanto antes para evitar cualquier incidencia que pueda resultar negativa para la salud de la paciente.

 

¿Qué es un carcinoma de mama? 

El carcinoma de mama in situ se origina cuando las células anormales de la zona mamaria se descontrolan y se multiplican en la zona del conducto por el que circula la leche.  

El carcinoma de mama suele detectarse cuando se realiza una mamografía, que es una prueba diagnóstica que se lleva a cabo como parte de la revisión ginecológica de la mujer o cuando se detecta un pequeño bulto desconocido en la mama. La paciente debe acudir a sus revisiones médicas pertinentes para poder controlar que su estado de salud sea el adecuado y, en caso de aparecer cualquier posible indicio de cáncer, visitar al médico con urgencia. 

Este descubrimiento se considera la forma más temprana del cáncer de mama, puesto que no ha se ha propagado por los tejidos mamarios ni por otras zonas del cuerpo, por lo que no se considera invasivo y el riesgo de que pueda llegar a serlo es muy bajo.  

Pese a ello, es importante llevar a cabo las pruebas diagnósticas que el médico especialista considere necesarias para poder evaluar cuál es la situación y escoger el mejor tratamiento.  

Existen dos tipos de tratamientos posibles que el médico, junto con la paciente, decidirán. Por un lado, llevar a cabo una cirugía en la que se conserve la mama, se elimine el tumor y se combine con sesiones de radioterapia y, la otra opción, llevar a cabo una cirugía llamada mastectomía simple, en la que se extraiga toda la mama y su tejido mamario.  

Posteriormente el oncólogo decidirá si es necesario, o no, aplicar sesiones de radioterapia o quimioterapia. 

La mastectomía simple suele ser la mejor opción, ya que de este modo se consigue de forma más certera la eliminación total del tumor maligno y se reduce significativamente el riesgo de que pueda volver a reproducirse.  

 

¿Qué cubre un seguro de vida respecto al cáncer de mama? 

El seguro de vida Aegon Contigo ofrece coberturas específicas en cuanto al carcinoma de mama y el cáncer de mama en general. De esta forma, las mujeres pueden sentirse más protegidas ante el diagnóstico del cáncer de mama y contar con un capital extra para poder afrontar el proceso de salud que están a punto de vivir. 

Además de la protección básica de los seguros de vida, como fallecimiento o invalidez, también existe la opción de contratar la cobertura de cáncer femenino. Esto posibilita una indemnización de hasta 30.000 euros para las aseguradas que sean diagnosticadas transcurridos, como mínimo, los 90 días desde el momento en el que se haya contratado la póliza, carencia que aplica en seguros como Aegon Contigo.  

La indemnización sólo se pagará una sola vez e irá a parar a la beneficiaria que, en este caso, siempre será la asegurada. Es decir, si aparece el carcinoma de mama, la beneficiaria cobrará dicha indemnización, sin prestaciones adicionales en caso de segundas apariciones. 

Para poder acceder a las coberturas de cáncer femenino, el diagnóstico final debe de estar confirmado por un oncólogo especialista y un patólogo que dictaminen un informe específico. 

Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros necesarias para proporcionar nuestros servicios y mejorar y personalizar tu experiencia y seguridad durante la navegación, según se detalla en nuestra Política de cookies.

Personaliza y habilita las cookies seleccionando la opción Configurar.

También puedes deshabilitar todas las cookies opcionales que no afecten al servicio.

Selecciona Aceptar para confirmar que has leído y aceptado la información presentada y podemos activarlas.