Qué es la prima nivelada de un seguro

Los seguros de vida y de decesos ofrecen la posibilidad de poder escoger entre diferentes tipos de primas para poder llevar a cabo los pagos mensuales asociados a su póliza y éstos se calculan en función de los riesgos del asegurado. Pese a que también se puede optar por la prima única, principalmente existen tres tipos entre las que el asegurado puede escoger: la prima nivelada, natural o la mixta.

La prima nivelada es aquella que permanece fija a lo largo de toda la vigencia del contrato y, por tanto, el asegurado sabe qué es lo que va a pagar por su seguro año tras año.

 

¿Qué significa prima nivelada?

 

La prima nivelada es la más frecuente en los seguros de vida y de decesos, y es aquella que permanece invariable, o fija, a lo largo de toda la vida del contrato.

El tomador del seguro sabe en todo momento cuál es el precio que deberá pagar en sus recibos, sufriendo mínimas variaciones, llegado el caso, que irán en función del aumento de los posibles costes derivados de activar las garantías.

 

Diferencias de la prima nivelada con las primas única, natural y mixta

 

Es fundamental conocer las diferencias entre los diferentes tipos de primas existentes. Como hemos dicho, la prima nivelada permanece invariable, pero veamos las otras tres opciones:

 

  • Prima única: la prima única se calcula en función de los riesgos del asegurado desde el momento de la contratación hasta el momento en el que, por estadística, se calcula que puede llevar a hacer efectivas las garantías contratadas. Y, con el resultado, el tomador llevará a cabo un único pago, por anticipado, en el momento de la contratación.

 

  • Prima natural: la prima natural se calcula en función de la edad y del capital asegurado. Por tanto, las cantidades a pagar irán en aumento en función del tiempo, pagando menos cuando se es joven y aumentando paulatinamente con el paso del tiempo y de manera proporcional.

 

  • Prima mixta: por último, la prima mixta es una combinación de la nivelada y la natural. Es decir, su funcionamiento es el siguiente: el tomador paga una cantidad establecida a la aseguradora, que se habrá calculado teniendo en cuenta la edad del asegurado en el momento de la contratación. Pero cuando éste llegue a una edad determinada se pasará a pagar una cantidad fija cada año. De este modo, el tomador disfruta de los beneficios de ambas modalidades de pago.

Preguntas relacionadas

  • ¿Para qué sirve la antigüedad en un seguro de decesos? LEER MÁS
  • ¿Puedo desgravar un seguro de decesos en la declaración de la renta? LEER MÁS

Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos, de personalización y para mostrarte publicidad personalizada en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas).

Consulta nuestra Política de cookies para más información.

Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón "Aceptar todas" o configurarlas clicando "Configurar Cookies". Después de aceptar no volveremos a mostrar este mensaje.