Lista de enfermedades para incapacidad permanente

Cuando un trabajador en activo causa baja laboral presumiblemente definitiva, es decir, permanente, por accidente o enfermedad, de forma que no puede seguir realizando su actividad laboral, la Seguridad Social le proporciona, además de asistencia sanitaria, una prestación económica para intentar cubrir la pérdida de ingresos debido a su situación.

Existen diferentes grados de incapacidad permanente: parcial (disminución del 33% o más de la capacidad para desarrollar la profesión habitual, sin impedir realizar las tareas fundamentales), total (para la profesión habitual), absoluta (para toda profesión y actividad) o gran invalidez (requiere además ayuda para comer, vestirse, bañarse…). Y, aunque no existe un catálogo oficial ni un consenso sobre la lista de enfermedades para incapacidad permanente, a continuación, explicamos cuáles son las más comunes y que dan pie al reconocimiento, por vía administrativa o judicial, a un grado de discapacidad.

 

Enfermedades por las que se podría solicitar una incapacidad

A continuación, explicamos algunas de las enfermedades para declarar la incapacidad permanente más frecuentes:

 

  • Agorafobia

La agorafobia impide al paciente salir a la calle con normalidad y, en muchos casos, poder trabajar. Por tanto, según la gravedad de la patología un tribunal médico valorará si los síntomas provocan limitaciones y, en caso de ser así, si se otorga un grado de incapacidad y cuál.

 

  • Lumbalgia

Una de las patologías más comunes es la lumbalgia. Pero no a todos los pacientes que presentan este cuadro médico se les reconoce una incapacidad permanente. El tribunal médico solo lo reconocerá, tras valorar cada caso en particular, y si se han agotado todas las posibilidades terapéuticas para intentar remitir o eliminar el dolor, así como las causas de lo que lo provoca.

 

  • Alzheimer

Es muy probable que un enfermo de Alzheimer acabe percibiendo una prestación por incapacidad permanente. Pero, siempre y cuando, el tribunal que lo evalúe detecte un deterioro cognitivo que conlleve a una situación de dependencia.

 

  • Cáncer

El cáncer es una de las enfermedades para incapacidad permanente absoluta más frecuentes, pero el tribunal médico esperará a reconocerla tras haber finalizado todas las sesiones del tratamiento prescrito. Una vez acabado, se reconocerá si las secuelas del proceso oncológico son graves e impiden la reinserción en el mercado laboral.

 

  • Depresión

En el caso de depresión, el paciente debe presentar un trastorno depresivo mayor, de carácter crónico y recurrente, o un síndrome ansioso depresivo. En tal caso, el tribunal valorará si se han agotado todas las posibilidades terapéuticas para tratarlo y, de ser así y no haber surgido efecto, recomendará una incapacidad permanente.

 

  • Fibromialgia

Pese a que la fibromialgia es una enfermedad relativamente ‘nueva’, sí es posible conseguir una incapacidad permanente. Para ello, el tribunal médico tiene en cuenta los denominados puntos gatillo y lleva a cabo el FIQ [ENLACE NO FOLLOW], un cuestionario del impacto que la enfermedad causa en el paciente. 

Conforme a todo ello se establecen tres tipos de afectación en la calidad de vida del paciente:

  • Leve o grado 1- FIQ inferior a 39
  • Moderada o grado 2 – FIQ de entre 39 a 59
  • Graves o severa, de grado 3 – con un resultado en el FIQ de más de 59

 

  • Ludopatía

 

La ludopatía está considerada como enfermedad psiquiátrica crónica y, por tanto, si la vida diaria del paciente se ve trastornada por esta adicción, es posible conseguir una incapacidad permanente. Aun así, no existen casos de incapacidad parcial o gran invalidez por este motivo, aunque sí de grado total o absoluta.

 

  • Trasplantes

Según el tipo de trasplante y las secuelas que éste haya ocasionado en la vida del paciente, es posible también solicitar una incapacidad permanente. Si tras recibir el nuevo órgano la vida de la persona ha tenido una mejoría muy limitada, el tribunal médico valorará la posibilidad de otorgar un grado de incapacidad.

 

  • Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC)

Otra de las patologías que forman parte de la lista de enfermedades para incapacidad permanente es ésta. Pero para ello hay que demostrar que la enfermedad no permite desarrollar la actividad debido a una sintomatología considerada grave, que los parámetros GAF o EEAG sean de 50 o menores, que se sufran deterioros cognitivos moderados o severos, y que el especialista la recomiende.

Seguro de vida por invalidez absoluta permanente

Con Aegon podrás elegir entre interesantes opciones, adaptadas a tus necesidades, para que disfrutes de la tranquilidad de estar protegido.

Aegon vida es un seguro de vida que cubre incapacidad permanente absoluta.

En caso de que te sea concedida una invalidez, te damos tu capital asegurado tras realizar los trámites legales pertinentes por: invalidez permanente absoluta por cualquier causa, ya sea enfermedad (física o mental) o accidente. Más información aquí: Cobertura Invalidez Permanente Absoluta Seguro de Vida

Además, podrás elegir coberturas opcionales por la que se asegura un capital en caso de detección de cáncer de mama, cáncer masculino, etc.

Consulta los tipos de póliza que tenemos y ¡elige el Seguro de Vida que más se adapte a ti y disfruta de un 50% de descuento! Calcula tu seguro de vida online con nuestro tarificador.

5 preguntas relacionadas

  • ¿Cuántos seguros de vida se pueden tener? LEER MÁS

Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos, de personalización y para mostrarte publicidad personalizada en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas).

Consulta nuestra Política de cookies para más información.

Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón "Aceptar todas" o configurarlas clicando "Configurar Cookies". Después de aceptar no volveremos a mostrar este mensaje.