¿Cuál es la diferencia entre seguros de decesos y vida?

El fallecimiento de un ser querido es un duro trámite por el que todo el mundo, en algún momento de la vida, tiene que pasar. Pero pese a que sabemos que es algo que va a suceder, intentamos no pensar en ello.

Cuando llega el momento son muchas las gestiones que se deben llevar a cabo y, evidentemente, emocionalmente no estamos preparados para poder hacer frente a ellos. De ahí que sea tan conveniente contar con un buen seguro que cubra las necesidades del momento.

Las diferencias entre el seguro de vida y de decesos, pese a que los dos se activan en el momento del fallecimiento, son muchas. Y, por supuesto, pueden ser complementarios el uno del otro para optar a una cobertura mucho mayor.

 

¿Qué son los seguros de vida y de decesos?

Como hemos dicho las diferencias entre un seguro de vida y un seguro de decesos son muchas. Pero, para poder entenderlas, el primer paso es saber qué son y qué coberturas tienen cada uno de ellos. 

  • Seguro de decesos 

El seguro de decesos es aquel que cubre con todos los gastos asociados al fallecimiento del asegurado que están recogidos en la póliza contratada.

Es decir, por norma general, gastos del sepelio, gestiones administrativas, apoyo a los familiares, desplazamientos o repatriación, asistencia en viaje, ayuda psicológica para los familiares… Y todo ello con un capital máximo asignado a la póliza.

En el caso, por ejemplo, de que los gastos finales superaran los incluidos en la cobertura, los familiares deberán sufragarlos y si, por el contrario, no se llegara a utilizar el total, el sobrante se reembolsaría a los herederos. 

  • Seguro de vida

El seguro de vida, por su parte, también se activa en el momento del fallecimiento del asegurado. Pero este tiene como finalidad ofrecer la indemnización pactada a los familiares de la persona fallecida.

De este modo se pretende garantizar una estabilidad económica para la familia del fallecido para intentar paliar los efectos provocados por su pérdida.

Esta cantidad puede percibirse en forma de renta o en un solo pago, según lo designado en la póliza.

 

¿Cuáles son las diferencias entre los seguros de vida y de decesos?

Por tanto, con lo explicado anteriormente, las principales diferencias entre el seguro de vida y de decesos son: 

  • La finalidad de las diferentes pólizas. El seguro de vida se contrata con la finalidad de resultar un apoyo económico para los familiares después del fallecimiento del asegurado, mientras que con el seguro de decesos se garantiza la prestación del servicio para hacer frente a todos los pasos, trámites y gestiones necesarias en el momento del fallecimiento. 
  • Las garantías. Los seguros de vida dejan cubiertas las garantías de fallecimiento, incapacidad permanente absoluta o enfermedad grave. Mientras que con el seguro de decesos la garantía va destinada al sepelio por el fallecimiento del asegurado. 
  • Las cantidades aseguradas. Ambos seguros son, por sí solos, muy recomendables para cualquier persona y, además, se complementan entre ellos garantizando que los familiares y beneficiarios puedan tener un respaldo mayor ante un momento tan delicado. Las cantidades aseguradas de cada uno de los dos seguros son muy diferentes. En los seguros de vida es el tomador quien elige la cantidad de dinero a asegurar, en función de sus necesidades y las primas a pagar. Mientras que en el seguro de decesos la cantidad la establece la compañía aseguradora en función de los servicios escogidos y la ubicación en la que se producirá el sepelio.

Preguntas relacionadas

Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos, de personalización y para mostrarte publicidad personalizada en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas).

Consulta nuestra Política de cookies para más información.

Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón "Aceptar todas" o configurarlas clicando "Configurar Cookies". Después de aceptar no volveremos a mostrar este mensaje.